En busca de un cemento más “ecológico”

Autor: Bárbaro Medina Álvarez

En recientes publicaciones científicas (1) y también informativas (2, 3) se presenta al Cemento de Bajo Carbono como un nuevo material de construcción al cual se le asegura un promisorio futuro.

Conocido también por sus siglas LC3, el material es una nueva formulación de cemento desarrollada de conjunto entre un equipo de técnico del Centro de Investigación y Desarrollo de Estructura y Materiales de la Universidad Central “Marta Abreu” de las Villas, liderado por el profesor Fernando Martirena y un equipo técnico del Instituto Federal Suizo de Tecnología de Lausana, Suiza.

¿Cuál es la novedad en el material presentado?

En el  cemento ordinario conocido como Portland el componente principal es el clinquer (más del 75 % en la mayoría de los casos).  El clinquer es producido por el cocido directo de una mezcla de materiales rocosos en hornos de altas temperaturas (4000oC). Para realizar una producción continua de clínquer  se precisa mantener un alto consumo de combustible que asegure los valores de temperatura requeridos.

En la mueva formulación de cemento la novedad consiste en que se permite sustituir una buena parte del clínquer (más de 50%)  por una combinación de arcilla calcinada, conocida como “Metakaolin”, y carbonato de calcio en forma de piedra caliza (1).

¿Por qué el nombre de bajo carbono?

El término de “bajo carbono” se relaciona con el empleo de  tecnologías de producción energéticamente más eficientes que permiten producir un  mismo producto o servicio con menor emisión a la atmósfera de  CO2. (Dióxido de carbono)

En el caso del cemento LC3 al sustituir un gran porciento del componente clinquer  por el componente Metakaolin, arcilla calcinada a temperaturas de 700-800OC se logra  reducir el consumo de combustible y por consiguiente se reduce la emisión de CO2 de forma notable. Por otro lado se aumenta el porciento de carbonato de calcio, lo cual contribuye también a la baja emisión de CO2.  Como resultado se obtiene una tecnología de producción de cemento con mucha más baja emisión de CO2 que la tecnología de producción de cemento Portland. Se estima una reducción entre un 20-30 % las emisiones de CO2 a la atmósfera.

¿Las propiedades del nuevo cemento son similares a las del cemento tradicional?

Según las pruebas realizadas por el equipo técnico El LC3 alcanza propiedades similares y hasta superiores al cemento Portland,  ha sido usado con buenos resultados en una amplia gama de aplicaciones, que incluye la producción de bloques, elementos prefabricados, baldosas hidráulicas y otras obras de albañilería. (4)

¿Qué elementos impiden la introducción de esta tecnología a escala global?

La introducción de nuevos productos en una industria tan tradicional como la del cemento no es acogida con simpatía tanto por productores como por usuarios.

  • En el caso de las fábricas cementeras es necesario realizar ajustes en varios parámetros técnicos del proceso productivo y en la logística de abastecimiento de los materiales, lo cual implicaría poner en riesgos los compromisos de producciones del cemento tradicional.  Visto de ese modo no son muchos los empresarios que se arriesgan a introducir  nuevos materiales en su industria.
  • En el caso de los usuarios tanto para las empresas constructoras gigantes como para los constructores independientes las normas de fabricación de los diferentes objetos de obra están muy bien establecidas y arraigadas en las mentes de los ejecutores y se permiten muy poca variación particularmente en el uso del cemento Portland.
  • La baja de los precios del petróleo en el 2015-2016 que muestran la errónea sensación de que no existe necesidad de ahorros de combustibles.

Una alternativa es producir el cemento de bajo carbono en instalaciones diseñadas para fabricar este producto, con un estricto control de los parámetros productivos  y no hacer adaptaciones a empresas cementeras tradicionales como se propone en varios estudios. El cemento de “Bajo carbono” debe entenderse como “Cemento de Alta Calidad” y debe buscar su propio lugar en la industria de materiales de construcción.

El nuevo material tiene realmente posibilidades de introducirse en el mercado global si e realizan acciones de marketing y mercadeo más allá de publicaciones científicas, que demuestren abiertamente la necesidad del empleo del cemento de bajo carbono tanto desde el punto de vista ambiental, como desde el punto de vista de material de construcción.

  1. Industrial trial to produce a low clinker, low carbon cement. Martirena-Hernández y col. Materiales de Construcción. Vol. 65, Issue 317, January–March 2015, e045)
  2. Sitio digital Granma. Marzo 2015.
  3. http://viviendaenred.net/inicio/index.php/energia/4129-2015
  4. https://www.cibercuba.com/noticias/2015/09/02/73624/innovacion-cubana-el-cemento-ecologico.

Documentos aquí

englishsummary__lr_pdf

climatechange-cement-industry-sept09

Climate_Change_and_the_Cement_Industry