El cambio climático y los huracanes. ¿Realidad o Futuro?

por Cecilia Medina Correa

Se publican en la prensa, en la TV y otros medios muchas noticias sobre los posibles impactos que ocasionará en los próximos años el cambio climático sobre el planeta y en particular sobre los países que son pequeñas islas. Muchas veces no prestamos atención a estas alertas, porque no se notan en la vida diaria.

Solamente en ocasiones extremas como los desastres naturales nos detenemos a pensar en que esta pasando a nuestro alrededor.

En mi país, Cuba, es común escuchar historias contadas por personas mayores que han vivido durante muchos años comparando situaciones ocurridas durante los huracanes que con mayor o menor intensidad cruzan por nuestro territorio  de norte a sur y de este a oeste.

La verdad es que en este 2012 ese tema de conversación ya ha pasado a ser parte de todas las generaciones. Yo como joven de tan solo 24 años de edad he tenido la oportunidad de vivir la experiencia del paso varios huracanes que de una manera u otra han afectado a mi comunidad, el Reparto Universitario de la Ciudad de Santa Clara.

Mi referencia para comparar los impactos de los huracanes es el rio Ochoita  que atraviesa el campus universitario y que es una de las atracciones principales  de los estudiantes y jóvenes de la comunidad.

En ninguna otra ocasión las crecidas del rio alcanzaron un nivel tan alto como el provocado por el huracán Sandy, que no paso por mi provincia directamente, como lo hizo tan destructivamente por las provincias orientales, y que encontrándose a más de 400 km de Cuba ocasionó intensas lluvias que sacaron al rio de su cause hasta sobrepasar los niveles de los puentes.

Pienso entonces que algo en el clima va cambiando notablemente y que es apreciable desde que era una niña hace unos años hasta ahora. Si, para mi es una realidad. Los efectos del  cambio climático están presentes ya, no son cosas de futuro.

Lamento sinceramente los graves efectos que ha ocasionado el huracán Sandy en mi provincia, dejando incomunicada a varias comunidades por la crecida de otros ríos, incluyendo el corte de la autopista nacional, impidiendo el paso de la rápida ayuda que el país brinda a la región oriental,  donde el huracán si hizo sentir toda su fuerza.

*Fotos. Lizet Rodríguez Machín

*Consulta. Prof. UCLV. Bárbaro Fidel Medina Alvarez